miércoles, agosto 20, 2008

Cuán pronto

Locura de un frente frío en la pradera otoñal, mientras va pasando. Se palpaba: algo terrible iba a ocurrir.
J. Franzen
, Las correcciones.


Parrafaseando el conocido inicio de la Carta Abierta, digamos: un clima de mierda se ha instalado. Si fuera una persona que se quiere a sí misma, de esos que están en paz con su conciencia, de esos que se levantan temprano, prenden la radio, hacen los ejercicios matinales de Charles Atlas, se alegran con el sol, con el último boludo en mallita que batió los records en las Olimpíadas, de esos que se duermen al apoyar la cabeza en la almohada con la felicidad desconocida de los justos, si fuera de ese bando, decía, me abstendría de leer mi ración diaria de La Nación, de mis paseos por TN, de mis escarceos con Crítica, de mis incursiones en Clarín. Pero no. No. No me puedo sacar de encima la Ansiedad y en mi mp3 suena una cinta moebius de los Smiths. How soon is now? Eh? How soon?

Tres tipos son cagados a balazos y zanjeados en el GBA. Otros dos son limpiados a la Medellín en el paraíso de las mamis y los papis de Vicente López. Una sombra oscura se cierne sobre el Gobierno, dice La Nación. Más allá, un broker de Wall Street habla la lengua del fin de época. Los mercados, se dice, exigen señales. El olor de la sangre, de la presa herida que corre rengueando hacia un refugio inútil. Son las viejas voces que crecimos escuchando. Las conocemos, sabemos lo que esconden sus palabras.

Veo el epígrafe que puse en el post: uno de las frases más negras de uno de los libros más depresivos que leí (y lo leí en la playa, eh, entre nenes jugando con baldecitos y mamás en bikini negro, eso es aguante). ¿Cunde un clima de derrota? Medio que sí, para qué negarlo. La ofensiva es grande. Los errores también. Pero está el título. Las correcciones. Nunca creí demasiado en la capacidad perfectiva del ser humano. Y de los grupos sociales, menos. Quiero creer, ahora. How soon is now? ¿Estamos a tiempo?

2 comentarios:

Diego López dijo...

Yo, creo, que podemos corregir y no tenerle miedo a laofensiva. Son los mismos de siempre, vamos a por ellos, no? vamos, busquémolos y digámoles ¡BASTA! como gritamos NUNCA MÁS.
Hay que unirse, estoy convencido. Hay que apoyarnos y ayudarnos, hay que TRABAJAR con la Presidenta.
Hay que replantearnos nuestro lugar, nuestra tarea. Toda nuestra acción en un lugar que es el vencedor de todos los ataques: el pueblo.
Yo me sumo a corregir, y "hacer todo de nuevo", hasta la victoria, siempre.

Matt dijo...

Resuena la tórrida voz del troubled Joe: A rush and a push and the land that we stand on is ours.