domingo, mayo 04, 2008

Stardust Memories - Los años 90


No sé por qué me puse a pensar en el menemismo. Yo tenía 12 años cuando empezó el menemismo. Ese año terminaba la primaria. Iba con mis amigos a buscar calcomanías de Angeloz al comité de los Irrompibles, en Formosa 144 - cuyo cierre recientemente me produjo bastante tristeza, mierda, las cosas de tu vida empiezan a desaparecer- que pegábamos en los vidrios de las ventanas de nuestros cuartos infatiles, y no tanto, porque hasta hace poco se mantenía en pie una de Facundito Suárez Lastra... Y después jugábamos al rugby en el Parque Rivadavia, al lado de la escuela, con una botella de plástico de 2 litros.
Me pregunto que significó crecer con el menemismo. Todavía no lo tengo resuelto. Pero es algo que me gustaría tener más claro, ahora que me encuentro con pibes que tenían 12 años cuando fue el 2001, pibes para los que palabras como privatización o reforma del estado son casi intrauterinas, pibes y pibas que nacieron con un veintipico por ciento de desempleo. No sé, tiro algunas hipótesis. El menemismo fue nuestra entrada a una modernidad distorsionada: períferica pero conectada - Internet en el 95 de la mano de Javier Alvárez, thank you so much, en el gabinete de computación del CNBA - grasa pero al mango; liberal y represiva, nocturna y careta; una época donde los que nos asomábamos a la adolescencia teníamos una ciudad desconocida a nuestra disposición. Los años 90. Erámos chicos del Nacional con conciencia social y sabiámos que las cosas no iban a terminar bien, pero sin embargo participábamos plenamente de la época, con su embriaguez y su rapidez. Pero bué, estaban Nirvana, los Red Hot, Pearl Jam, Todos Tus Muertos, Palo, El Otro Yo. Qué tan malo podía ser lo que vendría. Me parece que soy de la quinta que vio el mundial 94.
En esa modernidad distorsionada, subdesarrollada, cocainómana, pasamos nuestros años felices. O no tanto, no romanticemos. Pero si la idea de generación tiene algún asidero -que tengo mis dudas-, haber crecido bajo esa configuración político-cultural va a tener una influencia que es aún dificil de medir. La generación que vio desmantelar el mito del ascenso social, la generación que creció bajo el cielo oscuro del desamparo, la generación que se formó en la tierra baldía de los indigentes y los viajes a Europa, la generación del pancho y la coca, del pancho y la merca, de los refugios fáciles, de la ley del valor de cambio.
Crecimos bajo el menemismo y todavía estamos intentando encontrar una salida. Al menos yo.

11 comentarios:

diciembre no es navidad dijo...

no seria mejor que comenzaras a pensar en el kirchnerismo?

otra vez y van....!!!!!!!!!!! dijo...

no seria mejor que empezaras a pensar en el cholo simeone?

escriba dijo...

Cuando alguien vuelva a preguntarme qué quiero decir con "dejar de lado las parábolas", bueno, le mando este link.
Saludos

N E F A S T O dijo...

Los pibes de ahora jugamos al rugby en plaza Once, con pedazos de siliconas que arrojan algunos "doctores" clandestinos a la vía pública.
Tambien escuchamos esas bandas de música, pero en MP4s.
Ah, y nos drogamos con cocacina en los bancos de la escuela.

Aguante el botox de Christina, loco.

Chacarera y Rock and Roll dijo...

Animal al fin, con capacidad de crear herramientas, lenguaje, blogs. Animal al fin. El hombre ha tomado el mundo y, aunque le pese a greenpeace, algo tan natural como un animal (el hombre, queda claro?) le va a dar por culo al planeta e iremos a parar todos al carajo cósmico.

En sintonía, el menemismo es parte nuestra, tan natural como ese sentido de amistad, de juntarnos a cenar, de tomar un cafe; y al igual que uno de sus signos mas evidentes, ese neoliberal que nos broto no nos hizo bien, no nos dio mas energía, no nos rejuveneció. Solo nos deformó la cara dándonos una estirada via Miami, nos puso un culo nuevo a cambio del roto estilo Manzano. Nos quedamos afuera de nosotros mismos. No hay que encontrar la salida, hay que encontrar la manera de entrar de nuevo man!

PD: Cuando yo tenia 12 era el año 1984. Cruzaba la calle del colegio y entraba al comité donde me daban calcos RA que pegaba en la carpeta. En eso creo que todo pasado fue mejor, un pasadito de ahi nomas, precarito, corto.

el anti edipo dijo...

las operaciones psicologicas del capitalismo: Deleuze: los enunciados no son porducto de un sistema de significacion, son productos de agenciamientos maquínicos, son el producto de agentes colectivos de enunciación, lo que implica que no hay enuncidos individuales, y detras de los enunciados, cuando por ejemplo podemos asignar tal epoca en que los enunciados cambian, una epoca historica en la que se crea un nuevo tipo de enunciado, por ejemplo los grandes cortes del tipo revolucion rusa, o bien del tipo la falange en la ciudad griega; aparece un nuevo tipo de enunciado, y en el horizonte de este tipo de enunciado hay un agenciamiento maquínico que lo vuelve visible (un sistema de agentes politicos de enunciacion).

principio de incertidumbre dijo...

Creo no equivocarme pero saldrán dos libros; de narrativa (creo que el antologador será D.G. Trubba) y uno de poesía (lo leí por mail, así que puede no esté bien la información) respecto de los noventas.

A veces me da la impresión de que los de cierta periferia también vivimos otro menemismo.
La imagen más latente que tengo es la de mi papá con su cuaderno haciendo cuentas porque no nos alcanzaba para pagar la luz o el gas (y eso que en Patagones hay subsidio). Se me mezcla con los ochenta, yo a los 5, casi 6, pensando que todas las cosas tenían que salir diez centavos, desde aceite, hasta caramelos. Entonces uno le llevaba a la mamá todas las cosas (creo que nunca le dije a mis papás estas ideas).
La imagen política también se me viene personal. Hubo un intendente que era igual igual al pingüino que hizo Danny de Vito.
Así que no sé que va a salir de todos nosotros. Lo que sí creo que todos tenemos que hacer un esfuerzo por corrernos de esa mirada unidimensional. Pensar a lo macro, y encima desde lo autoreferencial.

No sé, no sé.

Saludos.

principio de incertidumbre dijo...

No hablaba desde el deber al decir "todos tenemos" sino de que ahora se nos presenta esa disyuntiva (así como cargar con las referencias -ni me animo a decir esperiencia-).
Es tarde y escribo muy de corrido.

principio de incertidumbre dijo...

experiencia. Uf.

MÓNICA ADRIANA dijo...

Es muy jodido haber crecido bajo los '90 teniendo esa edad. A mí me pasó algo similar c on el proceso.
Se nota en las diferentes visiones y concepciones sobre las cosas.
Los '90 son la antipolítica.
Algo similar pasó con los '30 hasta el '45

Jan dijo...

Antipolítica y otras cosas más. Pasaron muchas de las cosas que decís, y arribar a internet a través de ese gabinete, que recuerdito, che. También fui a ese colegio, es más, debemos ser de la misma generación ma o meno. Entré a primer año en el 95, así que puede ser. Vivir la adolescencia no sólo en el menemismo, sino que en un secundario tan particular, creo que es para varias antologías de cuentos, relatos de terror y algunas poesìas con cuervos, pirañas y cerdos asesinos.

Salud