lunes, octubre 02, 2006

Salud a las armas

Bueno, ¿y qué que Hemingway se haya cargado a 122 nazis en la Segunda Guerra? ¿Acaso la corrección política contemporánea nos va a hacer derramar lágrimas por los rubiecitos hitlerianos caídos bajo los disparos de Papá Hem? Si escribís esto, o esto, o algo así, tenés todo el derecho al final de tu vida a fanfarronear tranquilo tus anécdotas de batalla.

6 comentarios:

P.S. dijo...

Nunca mejor dicho.
saludos

HAL dijo...

El problema es que no los liquidó en batalla, eran prisioneros.
Menos mal que Etchecolatz no escribió nada bueno sino don Canal le dedicaba un panegírico similar. :P

Matías Pailos dijo...

Claro que sí. A los escritores no hay que tomárselos en serio.
¿Los 122 eran prisioneros? Dificulto que ese haya sido el caso.

Maria Esperanza dijo...

The Killers es un cuentazo ... Tampoco hay que creer todo lo que Hemingway cuenta sobre sí mismo, tanto sean merlines, antílopes, toros, o nazis.

mariano dijo...

igual parece que era todo un camelo de hemingway, que al final es como esos pescadores que te dicen que lograron una pieza de X kilos cuando en realidad pasaron por la pescaderìa de la vuelta para sacarse una foto sosteniendo el pescado... la diferencia con Hemingway es que el lo hacia a lo grande: tiburones, peces espada, leones, una centena de nazis, como dice esperanza.

Ciudad dijo...

A juzgar por lo colorido de como lo contó, yo diría que es otra de sus historias.