martes, junio 30, 2009

Los años de Kirchner


Cuando a las nueve de la noche de ayer empezaron a caer los cómputos oficiales, todos le prendimos una vela a esa nueva Tierra Prometida: el segundo cordón del GBA. Por nuestras mentes pasaban las imágenes de esos territorios devastados, esos bordes de la Gran Ciudad, que contenían la salvación de "el Proyecto". Una irónica metáfora del devenir de estos intensos años kirchneristas que comenzaron con la idea obamista de unir lo mejor de la progresía "blanca" con la dureza de los territorios de relegación de las grandes ciudades; y terminaron (terminamos) refugiados sólo en la esperanza del conurbano.
Quiero decir, ese proyecto inicial de Kirchner fue lo mejor de Kirchner. Y el mayor mérito de Kirchner fue seguir peleando hasta el final, seguir colocando la política (la discusión, la pelea, la crispación, sí) en primer plano. Kirchner es mejor que la sociedad que le tocó gobernar, pero eso pasa casi siempre con los políticos de vocación. Pero hay que admitir los errores, hay que admitir que en un año y medio se fueron tres millones de votos y que un personaje ignoto como De Narvaéz le ganó la provincia de Buenos Aires nada menos que a Néstor Kirchner.
En ese sentido la conferencia de prensa de Cristina me pareció muy pobre, excesivamente concentrada en mostrar una "normalidad" que cualquiera que haya estado ayer frente al televisor (y aún más en el bunker del FPV) sabe que no es cierta. No se trata de mostrar debilidad sino, apenas, de reconocer que las cosas no salieron nada bien y que la batalla en los términos que planteó el gobierno se perdió.
¿Fin de ciclo? Sí, sin duda nada será igual y ya asoman las caras pálidas de los presidenciables 2011. Pero no diría, no caería en la actitud imbécil de culpar a la sociedad y buscar el mitológico "giro a la derecha". Me preocupa más hacer la genealogía de esta derrota, ver cómo desde diciembre de 2007 los vahos del microclima impidieron ver las transformaciones sociales paridas por el kirchnerismo en estos seis años. Ahora queda entonces, en medio del reflujo, volver a sintonizar con aquellos sectores que se distanciaron del kirchnerismo, reconocer los límites sociales y juntar fuerzas para poder ir extendiéndolos de a poco. Ojalá se pueda.



1 comentario:

Helena dijo...

Lo unico que leo o escucho, sin ir mas lejos la critica recalcitrante que rozo y se quemo con mala leche de la bloguera radial, es: el discurso no me gusto.

Hasta que yo no vea un discurso mas valiente, mejor plantado y con una propuesta superior a la de ahora; lo unico que se prueba con afirmaciones tan egoistas es lo que dice jose pablo feimann: cualquier boludo escribe en un blog.

Ahora esta claro que no cualquier boludo afronta los costos politicos o se hace cargo del apoyo de palabra, ergo: html, de los ultimos años.