miércoles, julio 30, 2008

Últimos movimientos

¿Qué queda de todos estos días? Primero, la certeza de una derrota. Lo dijimos acá, y lo dijeron otros (compañeros de ruta, me siento tentado a decir, invocando esa expresión cara a la izquierda del siglo XX): el rechazo de las retenciones constituyó la primera batalla ganada del rearmado frente pre-decembrista. También fue, con sus equivocaciones, con sus derivas, la primera vez que muchos se acercaron a la arena política impulsados por el deseo de discutir la renta con un sector poderoso "realmente existente". El kirchnerismo basó su legitimidad desde el 2003 en la confrontación con los jirones del modelo neoliberal: figuras desligitimadas, prácticas de probada corrupción, la pesadilla que sobreviene después del glorioso polvo noventista. Eran blancos corroídos por la reciente experiencia histórica, espectros que el viento de cola de la sociedad (blanca, clasemediera) clamaba por eliminar. Lo mejor de Kirchner (Néstor) fue estar en sintonía con la música de la época, y llevar esa música un poco más allá, un poco más lejos de lo que el sentido común pedía. Ese ir más allá del sentido común de una época, ese tentar los límites lo posible - con los avances y las agachadas -, poniendo disonancias en la orquesta de la doxa, es lo que se llama política.

Qué queda de todos esos días, vuelvo a decir. La certeza de que no basta con tener razón, de que la política (y lo político) es el terreno de la persuasión más que de la argumentación racionalmente estructurada. Lejos de las fantasías habermasianas del ágora donde los participantes intercambian juicios y consesuan posiciones, lo que prima es la capacidad para movilizar apoyos, para conmover a la sociedad, para capturar la imaginación de la opinión pública. La construcción - en cuestión de días - del actor "pequeños y medianos productores" es un ejemplo claro de ese tipo de operación. Que no debe reducirse sólo a la pésima comunicación del gobierno, sino más bien, a la confluencia de medios, humor social y ciertas transformaciones que se dieron al interior de la sociedad desde el 2003 a la fecha. Esa música de la que hablaba antes y que Kirchner supo interpretar y llevar más allá, ha cambiado de tonada y una medida racional y sensata como el aumento de retenciones a un producto que multiplicó su valor en dólares pasó a ser vista como un epifenómeno de cierta locura (digresión: es interesante la repetición del tema de la locura en los ataques al gobierno, desde la "bipolaridad" de Cristina al "mesianismo" de Moreno) gubernamental. Se impone, se dice, un regreso a la sensatez. El tiempo de las divisiones y la confrontación, se dice, debe quedar atrás. Traducido: volver a un Estado que no introduzca "ruidos" en la economía, que deje crecer la soja en paz, que permita aprovechar la ya mítica "extraordinaria oportunidad histórica" de reinsertarnos en el mundo nuevamente como un país agroexportador.

En este marco, el tema para el tiempo que viene es cómo se relacionará el gobierno de Cristina con esa música que viene de las clases medias, que ya han decidido cerrar definitivamente la etapa anti-neoliberal post 2001. Dar la batalla ahí, me parece, no sólo va implicar avanzar en la democratización de los medios de comunicación, sino principalmente profundizar políticas públicas distributivas que puedan tener como sustento a sectores sociales movilizados en defensa de esas mejoras. Algo que el kirchnerismo siempre ha sido renuente a hacer, y que le costó bien caro todos estos meses.

6 comentarios:

paniagua dijo...

Coincido, sólo que el carácter "anti-neoliberal" del 2001me parece que es una impronta que desde un borde, pero no necesariamente desde el núcleo duro, estaba claro. Es como si hubiese ganado la idea de que el lock out patronal era en verdad una rebelión campesina... Y tampoco lo digo tirando mierda contra los hechos de diciembre de 2001, fruto del cual es este gobierno, ¿no? Sino que pienso que en "lo confiscatorio" hay un hilo de continuidad: corralito y retenciones, de alguna manera, son palabras amigas.

Felipe dijo...

No deja de ser satisfactorio el hecho de saber que son estos los últimos movimientos.
Hay esperanzas.

lopez rega, algo habran hecho dijo...

lo leo y me parece estar leyendo a alguien que escribe fuera del tiempo y del espacio.
hay un tono romanticon dentro de la estructura de su discurso. como si esta etapa fuera ulitmo estertor del galante peronismo brujo del 74'.
ligeramente podria decirle: no me joda. al kirchnerismo no le ganaron nada, lo perdio todo solito, demostrando cuan endeble era su construccion de poder; asumiendo, una puta vez mas, que la gramatica progresista es absolutamente indefinida, ademas de repudiablemente mediocre.
usted es quien todo el tiempo trae a tema el concepto de luchas de clases...tal vez una chicana intelectual.
tenga en cuenta que ya es algo tarde para terminar escribiendo en pagina 12.
utilizando el mas elemental sentido maradoniano de la historia: al kirchnerismo se le escapo la tortuga.

mariano dijo...

lopecito, hermano, que hacés tanto tiempo?

AAA (Alcoholicos Argentinos Agremiados) dijo...

Que pasa Lic. lo suyo es la soledad o es el recuerdo deseado de la triple A?

Anónimo dijo...

La catarsis no es politica, ni siquiera discurso.