miércoles, junio 25, 2008

Una sana envidia

Qué envidia me dan estos pibes. Pongo esos dos pero hay más, como el Criador o Elemaco, y seguramente otros que se me escapan y desconozco. Basicamente porque destrozan el lugar común - tan común que está instalado, incluso en la misma universidad - de que las ciencias sociales corren en inferioridad de condiciones epistemológicas con respecto a las "ciencias duras" (¿duras de qué o por qué?) tan característico del positivismo berreta que sigue vivo a pesar de Auguste Comte sea hoy un olvidado fósil prehistórico. Pero también, porque desmienten el prejuicio inverso, ese que proclama orgullosamente el ensayismo y el impresionismo como única manera de acercamiento a lo social y mira con desdén cualquier gráfico, cualquier aproximación cuantitativa. Barañao vs. Horacio González, si queremos ser brutales e injustos.
A lo que voy es que en momentos en que es casi imposible ver televisión o leer diarios por la cantidad de inexactitudes/manipulaciones/chatura que tienen, leer blogs como esos levanta el nivel. Y lo mismo, corre para cuando uno se harta de leer papers con esa prosa prefabricada, repetitiva y árida del "publish or perish" académico.
Y, para terminar, me descuelgo con una falacia de autoridad. Durkheim decía, bellamente, en Las reglas de método sociológico: "la estadística revela cierto estado del alma colectiva". Eso: poesía y quantum, poesía y quantum.

1 comentario:

Elemaco dijo...

¡fuchale! ¡Qué elogiote!

muchas gracias, mariano.