jueves, marzo 20, 2008

Las cenizas de Gramsci

Ayer me quedé mirando a Macri en el nuevo programa de Zloto y Tenembaum en TN. En el páramo de un tiempo sin emociones, mirar a Macri me produce un extraño efecto: "vamos a tratar de deducir quien es este tipo". Por supuesto, soy de aquellos que creen que es justo ponerle el calificativo de "derechista" - derecha e izquierda me parecen categorías válidas, llenas de vigencia, tanto a nivel teórico como a nivel de la polémica diaria - pero me parece que esta vez se trata de algo más complejo, algo que - si me perdonan el exceso épico - la definitiva comprobación de que la "caída de los ídolos" es una realidad que llegó para quedarse en la política argentina. Por "la caída de los ídolos" me refiero a la llegada de un tiempo dominado por el cualunquismo, por la ramplonería del sentido común - que es el peor de los sentidos - por la renuncia social a toda aspiración política ideal y trascendente. Paz y adminstración es lo que nos depara este tiempo de la reconstrucción post decembrista? Los hombres y las mujeres del sentido común, de lo que quieren las mayorías silenciosas, que expresan lo que rumian entre dientes los "vecinos", parecen expresarse en Macri y su gente. Si la política es gobernar según los deseos de las buenas gentes, Macri va por buen camino y a quienes creen que la política es otra cosa les espera un duro peregrinar. Como sea, (o however, como diría una chica), Macri lanzó una frase en el programa de ayer: "es dificil gobernar después de diez años de saqueo del Estado". Podría tomarmela como una muestra exquisita de sarcasmo, podría tomarmela como un lapsus autoinculpatorio, pero la frase me da vueltas. ¿Por qué Macri dice eso? ¿No fue parte del proyecto ideológico que saqueó el Estado? ¿Por qué esa súbita comprobación de que la burocracia estatal y sus resortes son necesarios para la regulación de la comunidad? Por eso vuelvo a lo de más arriba, ¿tachamos a Macri como un liberal menemista deseoso de desmantelar todo aquello que no de ganancias, o hay algo más, algo que se nos escapa y que lamentaremos no haber interpretado bien dentro de, digamos, cuatro años?


Y este post se llama Las cenizas de Gramsci. ¿Por qué usar el nombre del mejor cantor de la "canción del marxismo occidental" en un post que refiere al apenas descendiente del cualunquismo italiano Mauricio Macri? Uno, porque es el título de un poema hermoso de Pasolini. Dos, porque estoy leyendo las cartas de Gramsci. Tres, porque Gramsci fue un militante de aquellas épocas donde la política significaba algo más que el seguidismo cobarde del sentido común. Si algo aprendimos de Gramsci es que la batalla decisiva está ahí, en ese terreno, en el de las identidades, en el de la hegemonía cultural. Que todo proyecto transformador debe esforzarse por conquistar la cabeza y el corazón de los ciudadanos, que la tarea principal de una política radical consiste en convertir en posible lo imposible, o mejor dicho, en convecer que lo imposible es posible.
Y pienso en Gramsci, en su celda de Bari, preguntándole a su mujer por el crecimiento de la "planta de limón", por cómo es su hijo al que nunca conoció, por si les gustó a los chicos el mecano que les regaló escribiéndole que sea fuerte porque un prisionero político "no tiene nada de que avergonzarse", reclamándole que le mande fotos, que le escriba, que sus cartas son lo único que lo mantienen vivo, que le escriba, que le escriba. Y pienso si mucho de nuestro malestar actual, nuestro malestar contemporáneo, no se debe a vivir en un tiempo en que lo personal se ha disociado de lo histórico, un tiempo donde lo intimo, el amor y la pérdida, se han quedado sin anclaje alguno. Como animales girando en su jaula siguiendo el rastro de su olor, no hay nada más afuera. En la época en que la política ocupaba la centralidad de las vidas la trama de la biografía, de los amores y los desencuentros, se entrelazaban con los hilos de la Historia. Gramsci mechaba sus cartas a Julia con alusiones al Komintern, con sus interpretaciones de la cuestión campesina, los asuntos domésticos y amorosos se entrelazaban en una sola hebra con Maquiavelo, el PCI, Benedetto Croce, y el proletariado. Es ese tapiz donde conviven la Historia y la intimidad lo que en nuestra época es imposible de reconstruir.
Vuelta a acà. Podemos leer las cartas de Gramsci, podemos sintonizar a Macri, podemos mirar la fotos viejas (blanco y negro) del siglo XX. Lo que no podemos, creo, es recuperar esa época en que la acción y la teoría, el amor íntimo y el amor colectivo, formaban una sola figura. Todo eso ya forma parte de la historia.

3 comentarios:

Mendieta dijo...

Ay, ese último párrafo. Comparto tanto que es material de mi diván. Pero, como diría Antonio, el pesimismo de la razón y el optimismo de la voluntad: para nosotros, la historia también debiera ser hoy.
Abrazo

sub comandante vikinny dijo...

mas alla del nihilismo cinico de todos estos (nuestros años,digo) la teoria y la accion no se escinden si uno hace de la praxis politica una conformacion ontologica.
es posible pensar, desde esta perspectiva, que ni siquiera la revolucion rusa, dejo esperanzas (potencialmente a futuro) de ser verdaderamente socialista, aun en el momento de su constitucion.
y esto viene a cuento por que los bordes del capitalismo no estan marcados por la proximidad de la revolucion, sino por la evolucion del mismo sistema.
macri representa a una derecha distinta a la derecha oficial (a esta altura ya no discutiras este sentido respecto al kirchnerismo-crsitinista, marcando la institucionalidad de la politica moral cristiana.
es posible pensar que amcri ocupa desde la derecha el espacio que dejo vacio la izquierde, desde su derrota en los 70', una derrota irrecuperable, por que aquello que llamamos izquierda en la argentina, no ha sido lo suficientemente inteligente aun para leer a gramsci. no se ha podido constituir.
curiosamente ha podido superar el duelo por sus perdidas. pero nunca llego a recuperarse de su propio discurso. rememorando una revolucion que no fue. (el falso encantamiento de la revolucion rusa, el inaplicable contexto obejtivo de la revolucio cubana).
hay una praxis posible que unifique teoria y practica (aun de forma no uniforme, entenderas por lo que hablamos la otra vez en tu casa, falta quien se haga cargo de asumir semejante responsabilidad.

el centrojás pesimista dijo...

la dercha ganó hace rato, el mercado ganó hace rato; la izquierda y el socialismo, son estertóres ideológicos del cadaver social del siglo pasado; si los estados no han muerto, habría que hacerlo.

Existe un único y verdadero poder. El económico. Y es más poderoso que los emperadores que nos enseñaron en la escuela (cuando en las escuelas todavía sucedía semejante cosa: enseñar).

Pero todavía no es tiempo de imponer su totalitarismo en la política. Cuando la tecnología lo permita, y los recursos naturales estén agotados, vendrá el tiempo de hacer del globo un sólo y único lugar de poder. Post purga, claro.