miércoles, mayo 10, 2006

Algún día reinvindicaremos a Rodrigo y a Juan

A casi 15 años de la publicación de Historia Argentina de Rodrigo Fresán y Nadar de noche de Juan Forn se imponen algunas reflexiones al respecto del estado de las cosas en la literatura argentina. Breves reflexiones, humildes y descentradas reflexiones para complementar lo que dicen el Pato Galmarini y el Gordo Gostanián en un blog vecino.
Hubo una vez una batalla sangrienta: las pesadas tropas de Babel chocaron en el campo con la caballería ligera de los Jóvenes Narradores. El estandarte de los primeros rezaba "Saer, Piglia, Puig", los otros enarbolaron banderas relucientes que decían "Cheever, Carver, Salinger". Unos querían explorar los límites del lenguaje, los otros querían "contar historias". Puán en Caballito y la redacción de Belgrano y Perú fueron los cuarteles generales. En esos 90's que muchos añoran como felices y otros desprecian como infames la gran batalla pareció resolverse a favor de los Jóvenes Narradores. Eran modernos, eran encantadores, te ganaban una trivia sobre cualquier tema de la cultura pop, saltaban de Kubrick a Carson McCullers, de los Clash a Calamaro, de Evita a El regreso de los muertos vivos, de Blade Runner a John Waters. Forn con su polera negra. Fresán con su campera de cuero y el puño cerrado en una lapicera. Gente con walkman, eso eran ellos. Los Babel parecían más aburridos, más herméticos, más teóricos, más tristes. La melancolía de los claustros se te pega a la piel.
Por un tiempo la guerra pareció terminada y los Jóvenes Narradores gozaron de la merecida paz. Luego no sé que pasó, digamos que los tiempos cambiaron, que cambiaron las modas, que el campo de batalla literario se achicó irreversiblemente. La Frivolidad pasó a ser una mala palabra y la Velocidad de las cosas dejó de ser una virtud. Los herederos de Babel limpiaron las armas y remendaron las banderas. "Aira" ocupaba ahora un lugar preponderante en ellas. Ahora que el campo de batalla se redujo a una quintita desmalezada los movimientos de tropas son más toscos: la seriedad se impone de nuevo, los juegos de palabras vuelven a relucir en su insípido esplendor, el neobarroquismo vuelve a embarrar la prosa, los taciturnos conejillos de indias creen ocupar el lugar del Aprendiz de brujo.
Los Jóvenes Narradores ya no son jóvenes y se han retirado a un exilio, dorado pero exilio al fin. Barcelona y Villa Gesell, lugares que algún día tendrán nuevos significados en la historia confusa de la literatura argentina.
No es una historia bélica, la guerra es sólo una de las tantas metáforas que se pueden utilizar, tal vez la más nítida y espectacular. Podría contarla en clave music hall o en versión western. El desenlace y el sentido profundo del drama serían los mismos.

22 comentarios:

P.S. dijo...

Tal vez no llegue a ser un parricidio por una cuestión de edad nada más. Pero sospecho que gran parte de la nueva generación que se quiere abrir paso a fuerza de improperios para los jóvenes noventistas sólo se quedan en los golpes de efecto, en las críticas socarronas, en el chiste entre amiguitos más o menos unidos para delimitar territorios cada vez más limitados. Y eso, mi estimado Mariano se paga caro cuando de literatura se habla.
¿No se trataba de contar historias?

HAL dijo...

Disculpe que le diga, pero este drama no tiene ningún sentido (ni profundo ni superficial). Eventualmente, se trataría de una historia bélica casi tan épica como la guerra que podrían sostener Argentina y Uruguay por la disputa de las papeleras. ¿Cuál es el inconveniente para que unos exploren los límites del lenguaje mientras otros cuentan historias, y algunos ambas cosas? Dejemos que cada uno haga con su pluma lo que más le gusta. Y seamos felices, comiendo perdices.

Maria Font dijo...

Yo no tengo ningun problema en batirme a duelo en cualquier campo de batalla con Alan Pauls

maya dijo...

Alan Pauls no está bueno. Y Gastón, menos.(?)

rodrigo dijo...

che, capaz qye ya lo sabés, y esto no tiene nada que ver con el post, pero hoy a las 19 en el aula 911 va a haber un debate abierto con fogwill

mariano dijo...

Puede ser que sea un drama un tanto pasado de moda, despuès de todo a cuantas personas la literatura y sus corrientes le despiertan pasiòn? A pocas. Ademas fue en los 90s, època desdramatizada si las hubo. Pero igualmente creo que dentro de no mucho fresàn y forn van a ser reconocidos como autores relevantes en los movimentos de batalla de la lit. arg. Lo que no soporto es la seriedad, lo que critico de muchos jovenes escritores actuales es que desprecian a la literatura como apuesta vital, como aventura. Escriben para ellos y uno tiene la impresiòn al leerlos que clausuran toda posibilidad de algo nuevo.
Alan tiene pinta, el muy hijo de puta, tendrìa que haberse dedicado a otra cosa. Con esa face hace quedar mal al resto de los literatos.

mariano dijo...

rodrigo: esta bueno eso de fogwill, pero ¿el aula 911 de dònde? de Puàn?
gracias.

Hele dijo...

¿Vas al debate de Fowgill?

Alan es un caballeto, un faro de inspiracion, su imagen en Bar 6 con las piernas cruzadas, un jean gastado; tomando un te de naranjas....ah, la belleza de los objetos.

mariano dijo...

voy a pelear con fogwill. un torneo de puteadas. Pauls es tan aburrido.

Maria Font dijo...

Bueno, despues me contas que tal te fue ¨boludito¨.

Yo voy a optar por los pinguinos monogamos.

Henry dijo...

Los católicos ya se refiegan las manos de contentos por descubrir que el gran Dios es perfecto y creó una raza que acata los principios de monogamia inventados por la religión de Mazinger: los pingüinos. Y con los gallos que pasó Dios? Será que son árabes? Y los felinos ni hablar ...

HAL dijo...

Mariano: que la literatura despierte pasiones está muy bien, lo que resulta extraño es apasionarse por disputas entre agrupaciones literarias. Si los jóvenes escritores no son de su agrado, afortunadamente tiene a todos los precedentes. Ya vendrán nuevas generaciones que satisfagan sus expectativas. En definitiva, no se caliente. Si vamos a la guerra que sea por causas de mayor trascendencia; por ejemplo: qué espera Pekerman para convocar al pibe Agüero?
Sobre los pingüinos, ya que tanto joden al respecto los conservadores cristianos, sería apropiado que se dediquen a evangelizarlos y se olviden de los homo sapiens (a fin de cuentas, sólo somos primates).

Maria Font dijo...

¿Pero que le pasa a tanto ser humano con los pinguinos? ¿Nadie cree en el amor? ¿No les da ternura como caminan? ¿No les da ternura el smoking? ¿No tienen ganas de buscarle el cierre?

marina dijo...

mariano: habría que rastrearlo, pero el gran SL había escrito hace un tiempo un texto revisitando la Biblioteca del Sur. capaz te interesa.
Sobre los pingünos, puedo decir que las aves me dan fobia pero el otro día viendo la cola, ese beso de esquimal en cámara lenta entre los bichos que te ponen los hijos de puta me hizo quebrar.
beso,
m

Anónimo dijo...

No se dejen llevar por la cola, la de los pingüinos es una película cruel, desalmada y darwinista-malthusiana.

Mavrakis dijo...

¿Alguien se percató de que en los noticieros abundaron las noticias sobre pinguinos empetrolados justo cuando se estrena en cines el documental sobre los pinguinos?

Una conversación menor es la síntesis acabada del debate sobre cuiestiones literarias... (Este grado de simplismo y humorización idiota de todas las cuestiones molesta a los críticos menemistas de quienes soy representante legal y técnico).

mariano dijo...

Mavrakis yo me preguntaba lo mismo sobre los pinguinos y le digo que estuve a punto de ir al psiquiatra temiendo un brote paranoico. Me tranquiliza que alguien haya reparado en el mismo fenómeno. No existen las casualidades.

Anónimo dijo...

This site is one of the best I have ever seen, wish I had one like this.
»

Mundo del Cinismo dijo...

Llego tarde. Pero si alguien está ahí todavía: este debate es una prueba más de lo provinciano que es este país, y lo poco que tienen que decir sus escritores, al organizar bipolaridades de una complejidad más bien infantil.

Porque en fin, después de todo cualquier lector medianamente instruido sabe que hay obras "narrativas" que hacen al canon, y las hay también de un mayor, si se quiere, "riesgo" estético, que no deja de carecer de valores. Y complicando más las cosas, hay casos en los que conviven ambas perspectivas.

Con lo cual, querido Mariano, salvando el caso de Fresán, no veo mucha diferencia entre el ejercicio masturbatorio de la Academia y los autores très cool de la celebre colección Biblioteca del Sur de Planeta.

Ambos, finalmente, aburren.

Anónimo dijo...

What a great site, how do you build such a cool site, its excellent.
»

Anónimo dijo...

I love your website. It has a lot of great pictures and is very informative.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.