miércoles, febrero 01, 2006

Inteligencia artificial

Una de las más impactantes y "pro" noticias de fines de año fue la creación de la primera agencia de modelos inteligentes, creación de Tomás Constantini y su novia modelo (inteligente) Lorena Ceriscioli. Prémula, tal el nombre de ese emprendimiento, se sitúa como uno de los mayores esfuerzos progresistas y antipatriarcales que se hayan en visto en estas crueles provincias.
Ya hay edificios inteligentes (seguro que el MALBA es de esos), ascensores inteligentes, equipos de aire acondicionado inteligentes, teléfonos inteligentes (como sabe cualquier repositor de Coto), carritos de golf, zapatillas, ipods, porteros eléctricos, vallas electrizadas para barrios cerrados, lectores de iris para bóvedas bancarias, alarmas con sensores de movimiento, dispositivos con receptores GPS para rastreo de personas, mercancías o personas-mercancías.
¿Por qué no modelos inteligentes? ¿Por qué negarles a ellas ese simple y cotizado adjetivo? Ignoro los protocolos de Costantini para identificarlas, pero yo puedo imaginarlas como personajes de Asimov: un pequeño chip subcutáneo alojado en la base de la nuca, una pequeña costura camuflada con un tatuaje tribal o un ideograma chino que rece "Inteligencia" o mejor, "Este artefacto es propiedad de Constantini S.A."

2 comentarios:

Espiritu beat dijo...

La inteligencia es eso que se encuentra en tre una idea y la palabra.

La imvente recien.

Gracias x la data de Link.

Me caes bien pibe, el 11 de febrero te invito a mi cumpleaños

mariano dijo...

gracias, christian.
Pasame la data de tu cumpleaños por mail: elbuensalvaje2003@yahoo.com.ar
Saludos.