martes, enero 24, 2006

Banana Spleen

Aburrimiento y depresión. Podría ser el subtítulo de la biografía de un poeta francés del siglo XIX, entre escombros del barón Haussman y copas de ajenjo. Podría ser también una simple constatación objetivista de los días que corren y corroen. Buenos Aires se convierte en una ciudad tropical sin mulatas ni pintores aburridos esperando la inspiración en los soportales. No hay ron por aquí. Ni siquiera hay violencia en la belleza de las calles. Ya lo sabemos Buenos Aires es tan susceptible, pero a veces nosotros le ganamos la carrera de la susceptibilidad. En una librería de Caballito (que madura su pena a la sombra del maldito triángulo Yenny - Village Cúspide) me resguardo de la lluvia: cuando uno está down los libros parecen más caros y más prescindibles de lo que son en realidad. Compro Los impacientes de Gonzalo Garcés y camino a la caja me doy cuenta (sin haber leído nada de Garcés antes) que odio a Garcés. Ojeando la solapa descubro razones para mi odio: joven argentino nacido en Buenos Aires en 1974, se educó en Alemania y Francia antes de inscribirse en Filosofía y Letras de la UBA. Su foto de solapa muestra a un niñato de ojos claros y pesadas ojeras. Manito en el mentón en pose soñadora y profunda. Ciertos escritores elogian su uso del lenguaje al que califican de "perfectamente argentino, bonaerense, porteño casi...", pero yo detecto en las primeras páginas palabras como "recórcholis" "pamplinas" "jauja", etc. Estafado, deseo cambiar mi Garcés por cualquier cosa: dame un Andahazi, please; dame un ganador de premio clarín añejo; hasta te fumaría un Jota Jota Sebreli, hasta esos extremos me rebajo con tal de que apartes de mi a Garcés.
Ahora que tipeo esto escucho Cemetry Gates de los Smiths y es como una redención al final del día:
So we go inside and we gravely read the stones
All those people, all those lives
Where are they now?
With loves, and hates
And passions just like mine
They were born
And then they lived
And then they died
It seems so unfair
I want to cry

10 comentarios:

DIEGO SUAREZ dijo...

Me intriga conocer cuál es la librería. ¿Libro Shop? ¿Baldomero? ¿La otra que no me acuerdo el nombre?

mariano dijo...

Sí creo que se llama libro shop, no le auguro mucha vida...

Espiritu beat dijo...

Che boludos...los 2 blogs que me interesan (entre otros), pertenecen a otros bloggers que ya estan en contacto...


Justo le pedi a suarez que me cuente quien carajo es??...


tirame algo vos que tembien, claro, me gusta tu laburo.

Comando Norma Aleandro dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
mariano dijo...

Al final resultó un mundo chico este de los blogs... No hay mucho que contar sobre mí: clase 1977, estudió sociología, tiene cierto gusto por el pop de los 80, la literatura yanqui y la patagonia argentina. Es más bueno que salvaje.
un abrazo.

Espiritu beat dijo...

Ufff...dejense de joder con el poeta melacolico!!....te lo pregunataba, en treminos laborales...


Escribis en algun lado, radio, tele, etc...o nada que ver??

saludos.

mariano dijo...

Ok., no escribo en ningún lugar, me gustaría pero no. Y vos que hacés? contá algo para imaginarme con quien hablo.
Saludos.

Gonzalo Garcés dijo...

Y bueno, por lo menos lo compraste...
Para la próxima vez te recomiendo otro libro mío, El Fuuro. La foto de solapa es mucho mejor.

mariano dijo...

Si me asegurás que la foto de solapa es mejor separaré unos mangos para comprar "El futuro".
Saludos.
PS: proximamente la reseña de Los impacientes.

Delia Garcés dijo...

Kanal cuando salga mi libro de poesías (ya le anticipo que es una cagada, yo no estudié en Francia pero si en la UBA y tengo todos los defectos que ello conlleva) prometo una linda foto y espero tenga piedad. Yo no soy un niño bien, ni pretencioso ni engrupido.